jueves, febrero 02, 2006

Oportunismo como marketing gratuito

Ya en una ocasión, hablando sobre la película Mar adentro, criticamos las medidas de algunos medios que utilizan la fibra sensinsible de las personas respecto a temas complejos para hacerse eco y publicidad gratuita.

9ce25ecdc62e52a76df01dd56baa6150_extras_albumes_0.jpgEs ya demasiado sonado el caso de la publicación de las caricaturas sobre Mahoma en el diario danés Jyllands-Posten durante el mes de septiembre de 2005, y ahora retomado por France Soir en las últimas semanas. Un hecho que en muchos casos se ha interpretado como una manera oportunista de aumentar las ventas de estos diarios.

Millones de personas en Occidente están indignadas con la respuesta de los fieles al Islam en el Medio Oriente, sin darse cuenta de que en la mayor parte del mundo sí existe el valor de lo "divino". Y es que me atrevería a decir que, gran parte de Europa, padece de una fobia por considerar a algo "sagrado" o intocable, y más si se trata de los medios de comunicación.

Precisamente la libertad de la que nos gusta hablar tanto acaba donde comienza la de los demás. Si estamos velando por una sociedad de respeto y tolerancia ésta se debe vivir en todos los sentidos. Esto incluye la inviolabilidad del derecho a las creencias privadas del individuo, sea de la religión que sea.

1138954927_extras_albumes_0.jpgYa se sabe que en países como España, los insultos a las creencias o valores religiosas (también llamadas blasfemias por los creyentes) forman parte del vocabulario coloquial. Pero me parece que es lógico de cualquier persona medianamente "coherente" el proteger sus creencias. Con esto, además hay que dejar claro que la violencia nunca es la manera de solucionar nada y la respuesta de algunas personas en Medio Oriente no ha sido en ningún caso adecuada.

Muchos periodistas confunden la libertad de expresión con decir o hacer todo lo que a uno le apetezca. Lo que olvidan es que precisamente en esa libertad está también cargar con las consecuencias de esa comunicación y no vale con escudarse en el humorismo para decir "si sólo se trata de una caricatura". Porque está claro que si a uno le apeteciera hacer un dibujo ridiculizando la madre de tal "artista", aquello no le haría mucha gracia.

Me sumo al deseo de que aquellos dibujantes pidan disculpas por su acción imprudente y aún más a que en las sociedades occidentales exista la conciencia de que lo sagrado existe para muchas personas, aunque a muchos parezca racionalmente ridículo.

Fernando

2 Haz un comentario

At 1:24 p. m., Blogger jugones said...

Estsoy de acuerdo contigo, Fernando. El respeto es imprescindible y la libertad de expresión de unos no debe coartar las libertades y dignidad de otros. Un besote desde A Coruña,
Amaia Markuleta. ¿Te va todo bien, chico? Hace tiempo que no sé de ti.

 
At 3:51 p. m., Blogger Fernando (Markefilm) said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

 

Publicar un comentario

<< Página principal