jueves, junio 01, 2006

Apocalypto: Mel Gibson y su marketing innovador

Este cartel que podéis ver a la izquierda y que, ayer 30 de mayo fue autorizado por Icon (productora) y Buena Vista (distribuidora en Estados Unidos) para hacerse público, es el centro de comunicación gráfica de la nueva película dirigida por Mel Gibson: Apocalypto.

Apocalypto se centra en una de las tantas teorías sobre la desaparición del imperio maya: La decadencia interna y el miedo instigado por sus gobernantes.

Con esta historia Gibson vuelve a poner en juego la que se ha convertido en su mejor carta de juego: El publicity (acciones de comunicación de una marca o producto mediante noticias que forman parte de la agenda de los medios). Es decir, el director se ha centrado en crear películas que por su propia temática polémica y sus declaraciones personales se convierten en focos de atención y debate de los medios y la opinión pública mundial.

Lo mejor aquí es que Mel Gibson no lleva a cabo estas historias por el mero oportunismo, como si lo hacen irresponsablemente otros cineastas , sino que él verdaderamente cree en sus historias y está dispuesto a defenderlas hasta el final, sin importar que puedan ser políticamente incorrectas. Esta actitud le ha llevado a iniciarse proyectos que han sido capaces de motivar a equipos completos desde el desarrollo tanto en su producción como en su distribución, con personas que poco a poco se vaan contagiando de su visión y de cómo una historia puede conmover verdaderamente y cambiar vidas.

Para el caso de Apocalypto Gibson, recientemente, ha empezado a liberar las dosis de debate público que tiene preparadas para hacer que los medios hablen de su nuevo filme. Hace unos días, en una rueda de prensa, declaró que su película intenta reflejar lo que sucede actualmente en los Estados Unidos: “Bush juega con la inseguridad de la gente para mantenerse en el poder”. Es decir, el realizador culpa al Presidente de instigar al miedo para que la gente piense que sólo estará a salvo si él se mantiene al mando. En pocas palabras, nos quiere dejar claro que este tipo de estrategias electorales con la que juegan muchos políticos actualmente pone en riesgo, mediante el sofisma, la verdadera integridad de las democracias.

Y es que el director ha optado por recurrir a la Historia para mostrarnos lo que puede pasar si seguimos intentar solucionar los problemas de las naciones mediante la violencia, el odio y el temor contra los que piensan de otra forma. Esta estrategia para hacer reflexionar a la gente es claramente distinta a la que intentó en su día Michael Moore, que perdió toda su credibilidad gracias a sus documentales parciales y propagandísticos, además de su radical apoyo a los demócratas.

En fin, que una vez tocados estos aspectos, hemos olvidado hablar acerca de este atractivo cartel, pero para esto ya habrá alguna otra ocasión, porque como apenas ha sido aprobado por sus productores, aún quedan semanas para que lo veáis colgado en exteriores y marquesinas.

Fuente: Internet Movie Poster Awards, Página 12


Por Fernando

6 Haz un comentario

At 7:10 p. m., Anonymous juanlu said...

Interesante post, Fernando.

La diferencia entre ambas estrategias reside en lo sutil de la propuesta de Gibson frente al descaro de Moore.

Personalmente prefiero el estilo de Gibson (susurrar sugerencias) al de Moore (gritar verdades absolutas), pese a que los dos, finalmente, tengan razón.

Cuestión de formas.

 
At 10:22 p. m., Blogger Fernando (Markefilm) said...

Gracias por tu visita JuanLu. A decir verdad, nadie puede sentirse el dueño de la verdad absoluta y menos utilizar la vena sensible para hacerla llegar, como lo intentaron hacer con Farenheit 9/11. El uso de la música y el montaje en este pseudodocumental para describir a uno u otro bando, más se parece a las técnicas propagandísticas de regímenes totalitarios como el nazi o el soviético.

 
At 6:15 p. m., Blogger Xavier Donoso said...

Excelente estrategia y posiblemente la mejor que puede tener una película, ya que es muy común el oir "en la tv dicen..." o "mi amigo que la vio dice..." en los argumentos por los cuales una persona suele ir a ciertas películas.

El claro ejemplo es The Da Vinci Code donde la iglesia habló tanto del tema que hasta el que no quería ir a verla lo termino haciendo por curiosidad, y algo parecido pasó con The Passion of the Christ.

 
At 1:05 p. m., Blogger JohnTrent said...

Gibson sabe como promocionar una pelicula, sin duda. Y puede que, una pelicula como Apocalypto que, en principio, no parte con potencial de arrasar en taquilla finalmente lo consiga.

Teorias politicas a parte, viendo el trailer esta pelicula promete y viniendo de Gibson, yo al menos espero algo muy bueno (Braveheart y La pasion de Cristo me parecen obras maestras). Saludos.

 
At 2:09 a. m., Anonymous Anónimo said...

si gibson puede promocionar una pelicula porque no empezo la pelicula desde sus raices me refiero a los mayas ya que ellos fueron descendientes de GUATEMALA la cual hace que la pelicula tenga menos valor y menos interes ya que si se va hacer algo se va hacer algo bueno, en la pelicula solo habla de los mexicanos si en realidad de quien tendria que hablar es de los Guatemaltecos ya que aqui se encuentaran todas las riquezas mayas..

 
At 2:27 a. m., Blogger Fernando (Markefilm) said...

Hola, gracias por participar en el blog. Está claro que varias de las mejores ruinas mayas están en Guatemala, pero tampoco podemos olvidar que tanto México como Guatemala son países muy recientes que no llegan a los 200 años como las formaciones políticas que conocemos hoy. Así que si Gibson no habla de Guatemala tampoco lo hace de México porque eran dos realidades muy lejanas de los tiempos en los que se desarrolla el filme.

 

Publicar un comentario

<< Página principal